Actividades para la inteligencia emocional

Actividades para la inteligencia emocional

Actividades de inteligencia emocional para estudiantes

Desde septiembre Lifestage ha estado ofreciendo un taller de formación mensual que explora el uso de la improvisación para desarrollar la Inteligencia Emocional. Estos talleres han estado orientados al trabajo realizado por clínicos, educadores y formadores que guían el proceso de cambio personal o de desarrollo profesional, pero resulta que hemos disfrutado de una interesante diversidad entre los participantes: directivos, propietarios de empresas con empleados y clientes, activistas comunitarios y artistas.

oportunidad de decidir si nuestros hábitos mentales son eficaces y útiles o autolimitantes y obsoletos.  Las tensiones del proceso creativo y este tipo de interacción interpersonal son una vía rápida hacia un mayor conocimiento de uno mismo, que se asocia a una elevada inteligencia emocional. Al «seguir el miedo» de forma consciente y decidida, nos hacemos más conscientes de nuestras estructuras mentales y defensas y, al mismo tiempo, experimentamos cómo podría ser la vida si fuéramos capaces de estar menos agobiados por ellas y ser más espontáneos.

La inteligencia emocional…

La inteligencia emocional en los niños es una habilidad que requiere práctica, ejemplo y más práctica para desarrollarse. Para todos nosotros, la inteligencia emocional puede ser una habilidad continua que repercute en las habilidades sociales y emocionales, en las relaciones y en el funcionamiento en las tareas cotidianas. Aquí estamos

Para los que criamos niños y trabajamos con ellos, está claro que necesitan algo más que «inteligencia de libro» para desenvolverse en el complejo mundo en el que crecen. Durante mucho tiempo, el cociente intelectual o CI emocional fue el único punto de referencia para medir el potencial de los niños y predecir su rendimiento.

En tiempos más recientes, los estudiosos del desarrollo y la psicología se dieron cuenta de que había otras habilidades necesarias para alcanzar el éxito en el mundo. Uno de estos conjuntos de habilidades se ha conocido como Inteligencia Emocional.

La inteligencia emocional se describe como la capacidad de comprender y gestionar las propias emociones y de entender las emociones de quienes nos rodean. El concepto de inteligencia emocional, también conocido como cociente emocional o EQ, se desarrolló en la década de 1990 y ha ganado una amplia aceptación en los últimos años.

Criar a un niño emocionalmente inteligente…

El popular libro de Goleman (1998), Working with Emotional Intelligence, sugiere que la inteligencia emocional representa el 67% de las capacidades necesarias para ser un líder de éxito y es dos veces más importante que la competencia técnica o el coeficiente intelectual. Esta investigación ha sido respaldada posteriormente por una serie de estudios.

Algunas personas heredan naturalmente una alta Inteligencia Emocional, pero es una habilidad que se puede practicar y desarrollar. Al practicar comportamientos emocionalmente inteligentes, su cerebro se adaptará para que estos comportamientos sean automáticos y sustituyan a los menos útiles.

La autorregulación te permite gestionar sabiamente tus emociones e impulsos: muestras o refrenas ciertas emociones en función de lo que sea necesario y beneficioso para la situación. Por ejemplo, en lugar de gritar a tus empleados cuando estás estresado, puedes decidir qué tareas se pueden delegar.

Actividades de grupo para la inteligencia emocional

Es fácil pensar que una vida diferente habría sido más fácil o mejor. Es fácil pensar que la vida de otra persona es mucho mejor que la tuya y fantasear con estar en su lugar.

Esto nos lleva a la envidia. ¿Por qué sentimos envidia? Cada día tomamos cientos de decisiones. Estas decisiones tienen consecuencias buenas o malas. Nadie toma buenas decisiones todo el tiempo. Esto significa que en algún momento de la vida sientes envidia de alguien que tomó mejores decisiones. Puedes sentir envidia por aquellos que tuvieron un mejor comienzo en la vida, mejores oportunidades o mejor suerte.

La envidia, si no se controla, puede ser debilitante. Aquí le ofrecemos una serie de ejercicios de autorreflexión que le ayudarán a examinar este importante tema. Los ejercicios pueden ser utilizados por usted personalmente o ser entregados a los delegados que asistan a su curso, seguidos de coaching y debates.

Este ejercicio está diseñado para que el coachee reflexione sobre posibles puntos de vista y creencias limitantes. A través de un proceso sistemático paso a paso, primero ayudas al coachee a ver cuáles son estas creencias y luego le llevas gradualmente a ver cómo pueden ser limitantes. A menudo, estas creencias limitantes son la causa de muchos comportamientos no deseados. Se manifiestan en los pensamientos y en las acciones. Este ejercicio ayuda a volver a la raíz de los problemas y a tratarlos.