Situaciones de emociones para niños

Situaciones de emociones para niños

Sillas musicales

A los niños pequeños se les pueden enseñar emociones básicas como feliz, enfadado, triste y asustado a partir de los dos años. A medida que crecen, puedes explicarles emociones como sentirse frustrado, nervioso, tímido, etc.

4. Acostúmbrate a etiquetar los sentimientos que crees que tu hijo está experimentando. Por ejemplo, si tu hijo corre hacia ti y te abraza cuando entras por la puerta, puedes decir algo como «alguien está emocionado de verme» o «alguien está contento de que esté en casa». Etiquetar los sentimientos de tu hijo a medida que se producen le ayuda a construir su vocabulario de sentimientos.

Señala cualquier pista que te permita saber lo que están sintiendo, como las expresiones faciales o los comportamientos. A continuación, explique a su hijo por qué los personajes se sienten así. Si tu hijo es capaz, deja que se turnen para identificar cómo se sienten los personajes y por qué.

6. Cuando su hijo haga algo que moleste a otra persona, hágale saber cómo su comportamiento puede hacer sentir a los demás. Por ejemplo: «Cuando insultaste a tu hermana, ella se sintió triste y sus sentimientos fueron heridos». «Esto ayudará a su hijo a ser consciente de lo que dice y hace a los demás. También puede preguntarle cómo se sentiría si alguien le hiciera lo mismo. Animar a tu hijo a ponerse en el lugar de otra persona le enseña a ser empático. La empatía es una importante habilidad para la vida que permitirá a tu hijo mantener relaciones positivas con otras personas.

Sentimientos – crecimiento emocional

Explorar activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Los niños mentalmente fuertes entienden que pueden controlar sus emociones en lugar de permitir que sus emociones los controlen a ellos. Los niños que saben cómo regular sus sentimientos pueden controlar su comportamiento y mantener a raya los pensamientos negativos. Pero los niños no nacen con una comprensión de sus emociones y no saben intrínsecamente cómo expresar sus sentimientos de manera socialmente apropiada.

Un niño que no sabe gestionar su ira puede mostrar un comportamiento agresivo y frecuentes arrebatos de ira. Del mismo modo, un niño que no sabe qué hacer cuando se siente triste puede pasarse horas haciendo pucheros.

Actividades de emociones para niños pequeños

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Es difícil enseñar a los niños los sentimientos porque es un concepto bastante abstracto. Es difícil describir lo que se siente al estar triste, asustado o emocionado. Es importante empezar a enseñar a los niños sus emociones lo antes posible, ya que sus sentimientos afectan a todas sus decisiones.

Los niños que entienden sus emociones son menos propensos a actuar con rabietas, agresividad y desafío para expresarse. Un niño que puede decir «estoy enfadado contigo» tiene menos probabilidades de pegar. Y un niño que puede decir: «Eso hiere mis sentimientos», está mejor preparado para resolver los conflictos de forma pacífica.

Enseñar a tu hijo a conocer sus emociones le ayudará a ser mentalmente fuerte. Los niños que entienden sus emociones y tienen la capacidad de enfrentarse a ellas estarán seguros de que pueden manejar cualquier cosa que la vida les depare.

Hoy me siento tonto & otros estados de ánimo que…

Aquí tienes un puñado de actividades de aprendizaje socio-emocional que pueden ayudar a tu hijo a gestionar sus emociones y a trabajar sus habilidades sociales, y a divertirse contigo en el camino. Estos juegos de aprendizaje socio-emocional son de muy baja tecnología. Y todos están diseñados para encajar fácilmente en las rutinas diarias.

Cómo jugar: Haz un dibujo de un termómetro. Dibuja una estrella de mar en la parte inferior y un tornado en la superior. Pregúntale si se siente tranquilo y pacífico como una estrella de mar o acelerado como un tornado. Cuando su hijo se sienta con demasiada energía, piensen juntos en formas de sentirse más como una estrella de mar. Por ejemplo, hacer botar una pelota para ayudar a liberar parte de esa energía.

Prueba a jugar a este juego en diferentes momentos del día y ayuda a tu hijo a describir los niveles de energía. Por ejemplo, si juegas a primera hora de la mañana, puedes decir: «Te gusta acurrucarte y ver dibujos animados». O «¡Apuesto a que puedes subir y bajar las escaleras cinco veces antes de que termine de preparar el desayuno!».

Cómo jugar: Cuando usted y su hijo lleguen al parque infantil y a otros lugares, miren a su alrededor como una tortuga de forma lenta y exagerada. Compartid por turnos los detalles de lo que veis: «Todos los columpios están ocupados». «Hay poca cola para el tobogán».